fbpx

Aceptando desafíos Bombón

bombon-doll

Aceptando desafíos Bombón

Aceptando desafíos Bombón 1920 1080 Bombón

Primer desafío

Somos nuevos en el mercado y somos una microempresa, ese fue el primer desafío que tuve que aceptar al introducirme en el mundo del juguete. La publicación de mis libros me hizo darme cuenta que querer es poder. Sólo hay que desearlo, trabajar y esforzarse mucho.

Mi mayor recompensa es mirar las muñecas Bombón acabadas y en su caja, pero también ver la sonrisa los niños o leer los mensajes llenos de cariño de personas más mayores, pero realmente de generaciones distintas: madres, padres, abuelas, jóvenes, solteros,… ese fue mi primer desafío. Crear unas muñecas y meterme en este mundo tan inmenso como el del juguete, rodeada de multinacionales y grandes empresas exportadoras. Y ahí voy yo, con mis sueños de creer que todo es posible y a aportar un trocito de mí y de mi ilusión de niña.

Un gran amigo que ha vivido durante toda su carrera laboral trabajando para el mundo de la muñeca, me hizo una pregunta: ¿Sabes dónde te metes? Pues no, no sabía dónde me metía, pero sabía la ilusión con la que lo hacía y eso me bastó.

Segundo desafío

Crear una muñeca, un producto distinto. Buscar un nicho de producto no es tarea fácil cuando ya todo está inventado. Puede resultar desesperante dar vueltas sobre un mismo tema día y noche.. Sabía lo que quería, pero no cómo proyectarlo. El público, mis seguidores y clientes me dieron la respuesta final. Y los argumentos de algunas tiendas consiguieron que me rebelara contra determinadas ideas sobre los gustos de los niños. Bombón era una muñeca con aire vintage, porque con ella quería recuperar la ilusión que se tenía por las muñecas de décadas atrás. Quería que fuera de calidad, porque me entusiasmaba reforzar los valores familiares ligados a la figura de la muñeca: coser para ella, compartir estas manualidades con nuestros padres o amigos y poder transmitirla de generación en generación sin que se rompa seis meses después de su compra. Quería una muñeca resistente con la que, por supuesto, se pudiera jugar; un pelo que se pudiera peinar y no enredarse o quedarse en la mitad del cabello al ser cepillado por los más pequeños. Quería que resistiera a las caídas y a los cambios de ropa, sin perder un ápice de su belleza y dulzura. Y creo que lo he conseguido. Para muestra esta foto.

muneca-bombon-playa-nina

Algunas tiendas han creído en ella. Muchas personas la han adoptado. Y no se arrepienten. Me dijeron que eran muñecas de colección y yo digo que NO. Que los niños las adoptan de inmediato que desean sacarlas de la caja y jugar con ellas en cuanto las descubren. Las tiendas que han creído en ellas y apoyado mi proyecto, las venden!! Y las venden como muñecas para jugar. Y así lo escriben en su web. Otro reto conseguido.

Ahora conozco mi nicho y sé que mi muñeca transmite unos valores contra el desecho y con la manía tan habitual en nuestros días de tirar y tirar; parece que nada tiene valor. La muñeca Bombón es ecológica, se recicla, porque se hereda y se reutiliza. Y yo orgullosa de ella. Pero, además, es una muñeca que gusta a niños y mayores. Los niños la ven como una amiga, que cierra los ojos cuando se va a dormir, que lleva el cabello como ellos, que tiene un peso y una consistencia que la hacen más real y menos debilucha.

Bombón consigue que los niños construyan mundos de fantasía y juegan tanto con chicas como con chicos. A los mayores les hacer rememorar su infancia y, quizás, conseguir aquella muñeca tan deseada y que nunca pudieron permitirse. También la adoptan, la visten, cosen para ella y la sacan al jardín para retratarla, con la misma inocencia de cuando eran niños. Les hace sentirse de nuevo jóvenes de espíritu y fuertes. Regresan a ese momento en el que eran capaces de todo: ese es el poder de la infancia. El momento en el aún creíamos que un día podríamos volar y convertirnos en todo aquello que quisiéramos.

bombon-muneca-jugar

Cada día digo a mis alumnos  que no se rindan, que son capaces de todo, que todos podemos perseguir nuestros sueños y llevarlos a cabo. Tiene su trabajo, por su puesto. Pero el trabajo no es visto como tal cuando se hace con ilusión. Ese es el mensaje que quiero convertir en universal con la muñeca Bombón.

Quiero dar las gracias a los que creéis en ella. Juntos podemos cambiar el mundo.

El tercer desafío, el de la diversidad, queda para otro post. Gracias por estar ahí.

best-dolls-for-all-ages

 

2 comentarios
  • Qué bonita historia de emprendimiento. Cuánta ilusión, ganas, pasión, perseverancia y trabajo inspiran tus palabras.
    Cuánto trabajo en la sombra, para sacar a la luz belleza, alegría, recuerdos de infancia, buenos momentos de peques y mayores.
    Dices que no se siente como un trabajo porque lo haces con ilusión. Y no hay más que ver tu ilusión en las caras de estas muñecas Bombón.
    Ana